Jordi Adell | SALA DE BAILE
7714
single,single-post,postid-7714,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-2.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive
 

Blog

SALA DE BAILE

Editorial

Un eminente hombre de negocios afirmaba que si pudiera pedir un deseo sería contar hoy con el periódico de mañana. Expresaba sus ansias de anticiparse a los acontecimientos para posicionarse de manera óptima y conseguir, lógicamente, una ventaja competitiva frente a sus adversarios del sector.

 

La idea es poco poética. Renunciar a lo imprevisto rompería radicalmente con la esencia y la riqueza de la vida. Es preciso, no obstante, tomar esta consideración como parte de la gestión obligada.

 

Como mínimo, la realización del intento de esta traslación en el tiempo. Formas las habrá, y algunas esotéricas, pero la actuación mas lícita será sin duda la de hacer el cambio de papeles en el diálogo proveedor cliente. No esperemos a que el cliente nos elija. Saltemos a la pista de baile y contra todo protocolo, escojamos pareja a nuestro gusto. “Invertir, no malgastar”. Concentremos nuestros esfuerzos en la búsqueda del cliente ideal ¿Existe?… Puede que en algún lugar de nuestra mente, pero seguro que aparecerá en un lugar del mercado, alguna aproximación a nuestra utopía. Este es el juego, seleccionar, apuntar y acertar plenamente con el destinatario de nuestro espléndido producto o servicio.

 

Luego vendrán las decepciones. Nos parecía la compañía ideal para este baile comercial, para esta danza imprevisible compuesta de melodías ignoradas. Habrá que tomar todas las precauciones para que la elección sea correcta. Pueden pasar cosas más terribles que un pisotón ante un cambio de ritmo; pueden hasta dejarnos plantados a media pieza e irse con la competencia. Nuestro tema central gira en torno a esta necesaria elección como eslabón de una cadena de decisiones que se hacen imprescindibles en la gestión empresarial. Lein Weinreich, Miguel Castellón, Pere Soler, Josep Mª Baiget y Stan Rapp abordan diversos aspectos de esta cuestión con la esperanza de ayudarnos a elegir y mantener a nuestro cliente, hasta la última nota, en perfecta armonía.

 

Sabemos, querido lector, que seguirá usted buscando el periódico de mañana… Mientras tanto, y para aligerarle el camino, esperamos le sirva nuestro análisis.