Jordi Adell | FORMAR «IN COMPANY»
7698
single,single-post,postid-7698,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-2.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive
 

Blog

FORMAR «IN COMPANY»

Editorial

Hacer crecer a nuestro equipo. Formar es… dar forma. Nuestra empresa se desarrolla con la suma de factores humanos y materiales y a menudo damos mucha más importancia a los ratios deducidos del movimiento de nuestras cuentas de explotación que al crecimiento profesional de nuestra gente.

 

¿Quiénes moverán la maquinaria? ¿Cuál será el distintivo de nuestra firma que permita competir en un mercado selvático? Sin lugar a dudas el factor humano nos dará el sello de identidad y será la imagen real de nuestra empresa.

 

Formar… ¿a quién? Todos y cada uno de los componentes de nuestra organización aportan su grano de arena para la mejora continua del negocio.

 

Una de las formas que se apuntan es la de salir al exterior. Conseguir titulaciones y compartir experiencias con otros profesionales. Pero, si bien esto es loable pensemos en el efecto multiplicador que supone crear una política de formación interna que logrará matar dos pájaros de un tiro.

 

Por una parte pueden ampliarse conocimientos -formar técnicamente- y por otra lograremos sentar alrededor de una mesa a nuestros profesionales que quizás tendrán ocasión de conocerse, en el ámbito laboral y descubrir que sus problemas son comunes. Además, será un paso de gigante para poner en sus mentes el objetivo común de la compañía como reto de todos.

 

El primer día de reunión se les puede preguntar: ¿cuál es su misión? Uno responderá que lo suyo son las ventas, otro la contabilidad, otro dirá que el control de procesos… El último día de un corto seminario interno deberían responder todos a una, como Fuenteovejuna, que lo que hacen son cafeteras -si de eso se trata en la compañía- cada uno desde sus puesto de trabajo.