VISIÓN ECOLÓGICA
7683
post-template-default,single,single-post,postid-7683,single-format-standard,elision-core-1.0.9,ajax_fade,page_not_loaded,qode-theme-ver-4.3,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
Title Image

Blog

VISIÓN ECOLÓGICA

  |   Editorial

En Brasil se reúnen los máximos representantes de nuestro mundo para discutir, sin ninguna convicción de llegar a unos acuerdos mínimamente válidos, sobre el futuro de la tierra. Independientemente de los escasos resultados prácticos es justo reconocer que se apuesta por la concienciación de la precariedad existente en nuestro ecosistema.

 

A nivel micro podemos intentar alguna cosa. Si estamos dudando en la elección de un proveedor u otro no estaría mal pensar como elemento a tener en cuenta cuál será su comportamiento desde el punto de vista ecológico. Aquel utiliza normalmente papel reciclado y además fabrica una línea de productos no contaminantes o sabemos que depura bien sus residuos industriales. Son elementos que en estos momentos no suponen ninguna ventaja competitiva con respecto a su competencia. Lo será si nos fijamos en ello y hacemos crítica de sus hábitos obsoletos de desprecio a la naturaleza. Claro que para ello tendremos que iniciar nuestra autocrítica y analizar qué podemos mejorar en esta línea.

 

Al hablar de ecología tenemos tendencia a pensar en la radicalidad. Es preciso agradecer a los grupos contestatarios, aparentemente extremistas, el favor que hacen a la humanidad a medio plazo ya que despiertan conciencias dormidas o dominadas por la rutina que hasta el momento no se habían percatado, pensando en la escasa trascendencia de sus pequeñas violaciones ecológicas, del desastre que se nos avecina de no poner remedio inmediato.

 

SIR BRIAN JENKINS, CHRISTOPHER HAMPSON, MARTIN HOLDGATE y KURT WEISS nos aproximan a esta nueva visión necesaria con la esperanza de hacer mella en nosotros, con la seguridad de que un momento de reflexión inducirá a cambios de comportamiento futuro. No podemos quedar alejados de esta iniciativa, aún pensando que el posibilismo que infunde nuestra gestión impide, en ocasiones, medidas drásticas al respecto.

 

Estas vacaciones, querido lector, podría pasar por Venecia. Dicen que desaparecerá bajo las aguas dentro de unos pocos años por aquello del aumento de la temperatura del planeta.
Nosotros ya hemos hecho la reserva.