VER LO POSIBLE
7776
post-template-default,single,single-post,postid-7776,single-format-standard,elision-core-1.0.9,ajax_fade,page_not_loaded,qode-theme-ver-4.3,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
Title Image

Blog

VER LO POSIBLE

  |   Reflexiones Golf y Empresa

-Situando la cara del palo más plana, tocando la bola por debajo y suavemente, en un swing lento y continuo, puede que vuele lo suficiente y se pare a tiempo sin rodar excesivamente y…
-Don Alberto yo no puedo hacer todo eso a la vez. Me está hablando como si yo ya fuera una experta y tan sólo hace unos meses que estoy practicando.
Elvira, que trabaja con el improvisado profesor desde hace quince años, ha aceptado acompañar a su jefe que ha tenido un arranque de generosidad hacia su colaboradora tras haber asistido a una charla de recursos humanos en la que se recomendaba la proximidad entre las personas, para lograr una mejor implicación y posibilitar el trabajo en equipo.
-Fíjese Elvira que con el mismo movimiento y distinto palo puede lograr distintos resultados…
-Es lo mismo que con las personas, les das las mismas pautas y los mismos incentivos y responden con tanta diversidad que parece como si trabajaran en empresas distintas…
-Si, es cierto, no hay más que ver nuestra red comercial. Es un tema de personalidad. Uno va siempre con grandes planteamientos, es como si llevara en su bolsa tan solo grandes maderas y buscara el lucimiento. Nunca acaba las operaciones con éxito. Por una vez que acierta, veinticinco busca las mil y una excusas para explicar su fracaso.
-En cambio, y usted adivinará a quien me refiero, los hay que parece que nunca hacen nada. Callan en las reuniones y nunca molestan con planteamientos raros, es como si no arriesgaran…
-Exacto, siempre con hierros adecuados, fijándose en el putt y pensando la mejor manera de afrontar el reto.
-No obstante, nunca brillarán.
-Mire Elvira, el brillo en el golf es la tarjeta. Unos la mejorarán constantemente, los otros no. Son los que no avanzan y le dan la culpa al sol, al viento, al terreno…
-Lo cierto es que a la hora de cobrar en función de resultados, los discretos son los más beneficiados…, me atrevo a comentarlo por que ya sabe Don Alberto que yo preparo las liquidaciones.
Es curioso el paralelismo. En la medida que planteamos el posibilismo como planteamiento en el juego y en la vida empresarial, tenemos muchas más posibilidades de éxito.
La gestión empresarial nos pide criterios bañados de sentido común. Nos impide el excesivo riesgo, la medición de las decisiones, la utilización de los instrumentos adecuados. El golf, también. Estamos en el mismo esquema de razonamiento. Si queremos progresar, avanzaremos con pasos pequeños y seguros para ser más atrevidos. Si queremos leer nuestra tarjeta y alegrarnos con la suma final, sólo el posibilismo sereno nos dará alguna alegría.
-Así que para salir del bunker, debo abrir la cara…
-Para salir de cualquier problema, lo mejor es contar con alguna ayuda. Yo no me atrevo a recomendarte que siempre hagas… No puedo enseñarte golf, pero piensa en el trabajo. ¿Pones otra cara frente a las dificultades?, en el golf debes pensar en cambiar la cara para superar obstáculos. Cerrarás, abrirás, fuerte, débil… qué se yo, tenemos mil expresiones de nuestra cara del palo. En la vida también.
-Ya no me atreveré a decirle más que hace mala cara… podría responderme que es la adecuada…
-Basta ya de hablar de trabajo, en el campo sólo cuenta el juego. Si sigues así no te voy a invitar más.
-Es usted el insistente – piensa “es un pesado”-, por mí hablemos de la técnica
Muchos jugadores dicen que recurren al golf como forma de evadirse de los problemas diarios. Algunos puede lo logran, pero en muchos casos les dura poco. Sobre todo cuando se enfadan por no ser posibilistas.