Jordi Adell | MUNDIALIZACIÓN
7704
single,single-post,postid-7704,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-2.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive
 

Blog

MUNDIALIZACIÓN

Editorial

La grandeza y la miseria de la gestión económica es su mundialización.

 

Es grandeza porque se produce una osmosis entre los distintos mercados que en ocasiones se protegen de manera numantina, para evitar las agresiones de calidad y precio, pero que se benefician del progreso colectivo.

 

Es miseria porque fenómenos alejados a la propia gestión influyen tan intensamente en los resultados particulares que producen una cierta sensación de impotencia al realizar planteamientos de futuro. Es el management estratégico que dota de la suficiente flexibilidad a las empresas, el único resorte que mantiene viva las esperanzas de que exista una relación directa entre la gestión y los resultados.

 

Podemos optar por no ir al mundo, pero el mundo viene a nosotros inexorablemente. Estas afirmaciones que conocemos desde hace mucho tiempo no son lo suficientemente convincentes para el empresario actual. Será por el supuesto mayor riesgo que supone batallar en un mercado, cultura e idioma desconocido. Será por un cierto conformismo con las perspectivas locales. Será por el agotamiento burocrático que hasta la fecha suponía cualquier acceso al exterior. Sólo la empresa dimensionada se ha visto obligada a la curiosidad externa.

 

La participación de capitales foráneos ha sido, sin lugar a dudas, el auténtico revulsivo que amortigua el efecto que las importaciones hacen en nuestra Balanza Comercial.

 

La pequeña empresa, incluso la de mediano tamaño, sigue con sus urgencias del día a día y va demorando la decisión de ampliar sus fronteras. Todos los esfuerzos serán pocos para ayudar al cambio de orientación, a quitarnos el complejo de impotencia, a caminar sin límites hasta donde exista alguien que aprecie nuestros productos, nuestros servicios… nuestras ideas.

 

En este número plasmamos el pensamiento de algunos autores que nos animarán a mundializarnos sin olvidar la eterna reflexión de la calidad y la formación constante.